Responsable de God of War: Ragnarok se refiere a la polémica Angrboda

Su cambio de imagen no pasó desapercibido.

Como sabemos, el 2022, Kratos regresará a destruir dioses y criaturas en God of War Ragnarok para Playstation 5. Ésto lo pudimos confirmar en un trailer que se dejó ver durante la PlayStation Showcase de la semana pasada.


Sin embargo, tal y como mencionamos brevemente en nuestro podcast Hey Listen, el diseño de Angrboda resulta curioso, lo que fue más que una observación propia, ya que el mismo escritor de GOW Ragnarok tuvo que salir a calmar los ánimos.


Por supuesto la polémica se debe a que esta regente del Inframundo de la mitología nórdica, y madre de Fenrir, es representada como una adolescente de raza negra. Aquello daría lo mismo, de no ser porque los países nórdicos se caracterizan por su población autóctona de características totalmente opuestas, es decir, nariz fina, piel blanca y cabello tendiendo a los colores claros (todo esto debido a adaptación al entorno por milenios), a diferencia de la raza negra que en aquellos tiempos inmemoriales se concentraba en África y exhibe una piel oscura, además de nariz corta y ancha, debido a las necesidades climáticas.


¿Está la gente en contra de la raza negra? No al menos en esta polémica (no falta uno que otro antisocial, en todo caso). El problema surge porque muchos creen que este es otro movimiento progresista que presionó directa o indirectamente a las decisiones artísticas, molestando con temas de cuota de género o racial, cosa que ha quedado muy en evidencia con "La Sirenita" y "Blancanieves" de Disney, que en sus versiones live action se pondrán todas las medallas de la inclusión.


Lo que se le achaca a God of War es que sucumbió a la presión "progre", por lo que el escritor salió y se refirió al tema en Twitter.


Matt Sophos resume la polémica y comenta que fue una decisión netamente de el equipo de desarrollo y que el equipo no ha sido presionado para nada. De hecho, las intervenciones en esta nueva era de God Of War por parte de Sony han sido mínimas. De esta manera se descarta que haya sido una decisión debida a presiones externas.


Sobre la poca fidelidad histórica de la representación, Sophos afirma que no intentan ser históricamente acertados, sino hacer una interpretación.


Por supuesto, lo anterior no quita que haya sido una decisión artística motivada por ideas progresistas, pero eso ya es harina de otro costal.


Mientras el título siga siendo bueno y no se aplique censura sin sentido, todos quedamos felices.

14 vistas0 comentarios