Opinión: El coleccionismo de videojuegos forma parte de la industria del lujo

A raíz del la nueva edición Ultimate para Stalker 2 que cuesta 339,99 dólares analizamos y opinamos sobre la industria del videojuego.


Después de la gran crisis de los videojuegos en 1983, provocada por la debacle de Atari, muchos dieron por muerta la pujante y creciente industria, pero a día de hoy y tras superar otras crisis, como la de la piratearía de comienzos de siglo, los videojuegos a día de hoy se han consolidado incluso como parte de la cultura popular y abarcan distintos públicos objetivos.


En este sentido podemos ver parecidos con otras industrias más consolidadas y que proyectan similares conductas de los consumidores. Para dar un ejemplo que nos ayude a entender el punto que mencionaremos haremos la comparación con la industria automovilística. El mercado de los automóviles engloba distintos tipos de personas (gustos), necesidades y presupuestos, es este último punto es en donde nos centraremos, ya que existe un mercado de autos de lujo en el que los consumidores adquieren vehículos que en muchos casos solo tiene como objetivo la exhibición. Es aquí donde podemos trazar un paralelismo con el mundo de los videojuegos y la creciente demanda de productos de colección que las desarrolladoras lanzan para los cada vez más exigente fanáticos.

Estos productos al igual que en los vehículos de lujo (guardando las evidentes y claras diferencias de precio) son para los jugadores, no solo algo que apreciar, ya que también son productos que por su escases y alto costo no se encuentran al alcance de las masas. Ejemplo de esto es la edición coleccionista de Final Fantasy VII que su precio oficial fijado por la marca el año 2019 era de 329,99 dólares o el el más reciente anuncio de la industria la edición de Stalker 2 en su versión Ultimate que tendrá un valor de 339,99 dólares.

Lo recientemente expuesto nos deja en evidencia de que a día de hoy la industria del videojuego, al igual que otras como los relojes o la moda, se esta convirtiendo en una que abarca diversos públicos objetivos y que podemos empezar a sostener que existe un creciente nicho de personas que están dispuestas a gastar grandes sumas de dinero en productos no necesarios para subsistir. Esto se puede deber a distintos factores como el envejecimiento y el mayor poder adquisitivo de los consumidores, pero no es el fin de este texto analizar los motivos, menos si solo se exponen meras conclusiones sin datos.


Es importante destacar que el lujo, entendiéndolo como productos no necesarios de alto costo, y los videojuegos es un matrimonio que llego para quedarse y las compañías lo saben.