(Opinión) "Cállate, gringo" es el nuevo Hashtag con el que se defiende a un artista de Japón

¿Estás de acuerdo con la postura de los nipones o con los justicieros sociales?

Para variar Twitter se presta para polémicas, especialmente de connotación social, donde un grupo critica a otro, haciendo gala de una alta superioridad moral. Éste tipo de conductas había causado muchos roces entre la comunidad occidental, generalmente representada por estadounidenses, y japoneses. Ya había habido conflictos por la sexualización de personajes de anime, problemas con colores de piel, entre otros temas que en la sociedad de Japón no es ningún problema.


Esta vez en la plataforma del pájaro azul se armó un alboroto por una bella ilustración de la película Encanto que realizó el artista Kurobee. Como sabes, esta producción de Disney se basa en la cultura colombiana, retratando personajes con un tono de piel ligeramente moreno, como es relativamente habitual en el país sudamericano.

(ilustración que desató los encontrones)


Lo interesante de esta ocasión es que los japoneses, en vez de comentar de manera pasiva al tema o dejarse doblegar por opiniones ajenas, comenzaron a utilizar un fuerte hastag llamado #ShutUpGringo2022 o "cállate gringo 2022", gracias a el apoyo de twiteros latinos que salieron apoyando.


El problema radica en que cuentas angloparlantes comenzaron a quejarse de que los personajes aparecían con pieles más claras de lo que les corresponde, lo que para aquellos que se sienten oprimidos por cualquier cosa se llama "Whitewashing". El artista Kurobee pidió disculpas, pero los twits de latinos, colombianos y japoneses no se hicieron esperar demostrando que parece ser algo que sólo le afecta a quienes no están involucrados en el "problema".


«Recuerda, si no eres de Latinoamérica, ¡no tienes ningún derecho de quejarte sobre esta película! Deja que los latinos tengamos algo bueno por una vez. Nosotros no nos resumimos a quejarnos por los colores de piel de un monito animado».

Si bien eso de "si no perteneces a un grupo, no opines" no es una muy buena de enfrentar un debate, si es cierto que los SJW, o Social Justice Warriors como les dicen en Estados Unidos, son expertos por ofenderse en nombre del resto. Y sí, en Latinoamérica el color de piel es rara vez un problema para quienes habitamos aquí.

«Hola, disculpa, sé que borraste esta imagen, pero te diré algo: Tu arte es excelente y manejas muy bien los colores. No te dejes amedrentar por ignorantes que te quieren hacer daño por cosas que solo imaginan. Yo soy mexicano y cualquier cosa aquí estamos. ¡Ánimo!».

Otro comentario usando el hashtag y demostrando que los únicos que se andan fijando en el color de piel de la gente (real o ficticia), son aquellos que se denominan antirracistas.

«Soy de Colombia y solo quiero decirte que tu arte es increíble, no prestes atención a aquellos que tratan de hacerte pensar que no tienes talento. Los estadounidenses no tienen idea de como son los latinoamericanos. Tienes mucho talento, siéntete orgulloso de eso».

Un colombiano opina al respecto y demuestra su admiración al talentoso dibujante.

«Haces hermosos fan arts, no prestes atención al odio de los gringos, ellos no entienden la situación de Latinoamérica, pero aun así creen que pueden “ser nuestros salvadores”, claro, ¿cómo podrían los latinoamericanos salvarse a sí mismos? Así piensan ellos. No tienen idea de nada».

Y sí, los SJW muchas veces salen a salvar a otros grupos supuestamente oprimidos, dándose un nivel de importancia enorme y suponiendo que si algo nos molestara no seríamos capaces de quejarnos.

«Amigo, tu dibujo es hermoso. Los latinoamericanos te apoyamos, no escuches a los gringos que se ofenden por todo».

¿Se ofenden por todo los gringos? ¿Es acaso parte del ocio que produce tener demasiada comodidad en tu vida y nada productivo que hacer?

«Amigo, ¡eres genial! Dibujas increíble, es mejor ignorar a las cuentas de Estados Unidos. Quienes hablamos español tenemos un hashtag para responderlos».

Tanto latinos como japoneses se unieron bajo este hasthag que demuestra que no necesitamos salvadores externos que se ofenden por materias que ni siquiera le afectan a quienes deberían sentirse mal por ello.

(Un divertido meme que dejó el altercado).


Escribiendo como latino de Chile, donde no somos especialmente caucásicos, me da lo mismo el cómo nos representen, especialmente si el conflicto gira sólo entorno a un tema de paleta de colores. A lo más podría ser gracioso, pero no andamos comparando tonalidades de piel antes de ver si una persona debe ser categorizada de oprimido o de opresor.


Recordemos que en Estados Unidos se habla del hombre blanco como el responsable de todo lo malo en el mundo, opresor histórico y un sinfín de etcéteras. Teorías muy narcisistas, debido a que en gran parte han sido creadas por gente blanca que quiere expiar sus "pecados heredados". En fin, otro Satanás con el que desviar la atención de medidas que podrían ser realmente útiles y simplemente terminar apuntando con el dedo haciéndose la víctima.


Si seguimos con esta actitud de buscar demonios inexistentes en vez de solucionar problemas reales, no vamos a llegar a ningún lado, por eso es tan valioso lo que deja a entrever el uso de #ShutUpGringo2022, que tal vez no nos vamos preocupar tanto del patriarcado, el whitewashing, gordofobia, entre otros satanes modernos.


Como cierre, te comentamos que en China se creó el neologismo "Baizuo" en la red social Renren en 2010, como forma peyorativa de referirse a la izquierda progresista, que retratan a la perfección de la siguiente manera:


(...) El término «baizuo» es una de las mayores aportaciones de los internautas chinos al lenguaje inglés. La palabra se entiende como la ingenuidad de una parte de los occidentales, que han recibido una educación sesgada y la utilizan para satisfacer sus deseos de superioridad moral defendiendo «la igualdad y la paz».
Segmentos de la población china consideran que la izquierda occidental es ignorante y arrogante, que se compadecen del resto del mundo y quieren retratarse como salvadores.
Según la politóloga Zhang Chenchen, el concepto es utilizado para ridiculizar a la élite progresista occidental y también se usa para burlarse del discurso de los medios de comunicación occidentales percibido como hipócrita, por ejemplo, al negarse a discutir las acciones de los militantes islamistas de Sinkiang en nombre del multiculturalismo.
Zhang Chenchen habla de "gente que solamente se preocupa de temas como los inmigrantes, lo LGTB, las minorías y el medio ambiente" y que son "incapaces de aproximarse de forma pragmática a los problemas reales de la gente del mundo". Define con más profundidad: "Solamente defienden "la paz y la igualdad" desde un humanismo hipócrita, para satisfacer sus propios sentimientos de superioridad moral". "Están obsesionados con la corrección política". "Creen que el Estado del Bienestar solamente ha de dar sin recibir nada a cambio". "Así son los occidentales arrogantes e ignorantes que sienten lástima por el resto del mundo y se consideran a sí mismos como salvadores".

Independiente de tu sector político, todo lo que hemos discutido en esta opinión es lo que Jorge González en su legendaria banda Los Prisioneros criticaba con la canción "Nunca quedas mal con nadie".


"Me aburrió tu postura intelectual

Eres una mala copia de mí

Tu guitarra, oye, imbécil barbón

Se vendió al aplauso de los cursis conscientes

Contradices toda tu protesta famosa

Con tus armonías dedicadas y hermosas

Eres un artista y no un guerrillero

Pretendes pelear

Y solo eres un mierda buena onda

(...)

Quédate tu miedo a la bomba de neutrones

Quédate tu poesía y tus razones

Córtala con la selva de cemento

No aguanto tus artísticos lamentos

Tu ponchito y tu bolso artesanal

Tu cultura cursi me cae muy mal

Tu protesta a mí me da igual

Porque nunca quedas mal con nadie"

0 comentarios