Cerca de 14.000 empresas de videojuegos quiebran en China el 2021 debido a la censura del gobierno

Ya no sólo no se permiten hombres afeminados, sino que las medidas se han endurecido mucho.

Como sabemos, la República Popular China es una fuerza de temer a nivel mundial, teniendo un estado muy rígido, que controla fuertemente los medios y la información transmitida a través de distintas plataformas. Esto ha llegado a extremos tales que en 2021 cerca de 14.000 empresas de videojuegos del "dragón asiático" cerraron sus puertas, debido a las distintas medidas gubernamentales.


El control ya no sólo aplica al contenido de cómo deben lucir los videojuegos, medida que afectó a Genshin Impact, cuando el gobierno popular (irónico nombre), decidió no permitir más representaciones de hombres afeminados, como estrellas de pop de la zona, o personajes virtuales masculinos, como Venti del éxito de MiHoyo.


Lo que detonó el cierre y/o quiebra masiva de estas 14.000 empresas, como informó el periódico chino Securities Daily, se debe a la dura limitación que se impuso al tiempo de juego de los menores de edad, reduciéndolo a tan sólo 1 hora (de 20:00 a 21:00) sólo sábados, domingos y festivos, supuestamente de manera provisoria.


La Administración general de prensa y publicaciones (GAPP) de la República Popular China, responsable de autorizar la distribución de videojuegos en el país, suele aprobar cada mes entre 80 y 100 videojuegos dentro de las miles de solicitudes, pero lleva sin hacerlo desde julio de 2021; es decir, desde esa fecha, todo juego nuevo no es legal dentro de China. El Gobierno del país no ha dado explicaciones sobre esta situación que se vivió de manera similar en 2018, cuando no se aprobaron juegos durante nueve meses.


Grandes empresas como ByteDance (encargados de TikTok), Baidu (el Google chino) y Tanwan Games han tenido que despedir a centenares de empleados, mientras que otros gigantes como Tencent Games y NetEase han estado trabajando con estudios fuera del país para tener mayor libertad económica y creativa.


EL gobierno chino hace mucho que está dando la guerra a los videojuegos, debido a considerarlos "opio espiritual", motivos por los que incluso Nintendo tuvo que inventar truculentas estrategias para vender sus productos en el país.

0 comentarios