CD Projekt Red se disculpa por la mala calidad de algunas versiones de Cyberpunk 2077

Los temores iniciales estaban bien fundados.

Hace unos días expresamos la duda ante la curiosa cláusula impuesta por CD Projekt Red de no mostrar imágenes del juego corriendo en consolas, lo que inmediatamente despertó las suspicacias de los jugadores del mundo.


Resulta que el mayor temor, de que las versiones de consolas, especialmente de la generación que va en retirada se vieran mal fue totalmente cierto. En la línea PlayStation 4 y Xbox One el aspecto es sencillamente horrible (no tanto como la imagen de cabecera), pero al punto que es considerado injugable, debido a su bajo rendimiento y constantes crasheos.


Esto trascendió más que simple bulla metida por haters, ya que los desarrolladores polacos tuvieron que disculparse por el estado del título en las mencionadas plataformas, además de crear una suerte de póliza de devolución.


A través de su Twitter oficial, la gente del estudio europeo lanzó el siguiente mensaje, donde admiten la mala calidad del juego, además de el no haber mostrado imágenes de éste corriendo en las consolas menos idóneas. Lo que es peor, no se hizo esto último sino hasta después de la fecha de lanzamiento, siendo que la reserva o "pre compra" es tan común en este medio.


Sin embargo, aseguran que los parches hechos han ayudado mucho a mejorar todo el rendimiento del esperado título, prometiendo que los siguientes mejorarán la situación de maneras todavía más notorias. Todo lo anterior dejando claro que jamás se verá como en un PC de gama alta.


Finalmente, CD Projekt ha ofrecido una opción para devolver el juego si es que los clientes se sienten insatisfechos, lo que se puede hacer con las copias digitales tanto en PS4 como en Xbox One. Para las versiones físicas, será cosa de cada proveedor ver si acepta, o no, que se le regrese el producto.


Como nota final, abe destacar que los desarrolladores comentaron hace un tiempo que en las mismas polémicas plataformas, el rendimiento del juego superó sus expectativas, lo que nos hace cuestionarnos qué era lo que pensaban entregar desde un principio.