Jump Force Review

Jump Force es el nuevo crossover de Bandai Namco donde se enfrentan varias de las franquicias más grandes del mundo del manga/anime en intensas batallas de tercera persona, trayéndonos algunas novedades para intentar que esta experiencia sea única. ¿Habrá logrado salir de ser un simple título de fanservice y ser un videojuego bueno por derecho propio? ¡Eso es lo que averiguaremos aquí!

Historia

Este nuevo crossover de las franquicias de Weekly Jump nos pone en el mundo real, el cuál se ha visto invadido por paisajes y personajes de los distintos universos del mundo Jump, como Dragon Ball, Naruto, entre varios otros.

Todo comienza cuando nos encontramos caminando por Times Square en Nueva York y de pronto se desata una pelea entre héroes y villanos del mundo del manga, donde salimos heridos de muerte y somos revividos por Trunks.

Una vez revividos, nos unimos al escuadrón Jump Force, donde evitaremos que los villanos logren fusionar todos los mundos para así poder destruirlos. ¿Suena muy parecido a Dragon Ball Xenoverse? Así es, casi un calco. Tenemos una historia poco original que no resulta interesante, pero que se toma demasiado en serio, haciendo que la campaña sea simplemente un desafío más del título, sin aportar una experiencia que sea digna de recordar o disfrutar.

Gameplay

La jugabilidad es la que acostumbramos de estos títulos en tercera persona basados en franquicias animadas, con peleas en equipos de a tres, los cuales combinan tres formas de atacar con movimientos especiales para hacer daño, junto con agarres y formas de evadir. Nada nuevo bajo el sol por el momento, hasta que comprobamos que tenemos una suerte de movimiento especial para escaparnos de un combo, el cual nos quita toda una barra de stamina, haciendo que pensemos mucho más cautelosamente cuándo esquivar y cuándo simplemente entregarnos a otras estrategias con el fin de tener siempre la posibilidad de escapar de algún combo demoledor. Esta stamina también se ve afectada por los acercamientos rápidos o por las evasiones, así que se agrega “algo de estrategia” a lo que es un machaca botones sin mayor profundidad.

Cabe destacar que en el modo historia podemos crear a nuestro propio personaje, elemento que se agradece, aunque es muy limitado, ya que sólo iremos intercambiando peinados, ropas, entre otros, de personajes ya existentes, cayendo fácilmente en lo que podría ser el peleador de algún fanfic encontrado por Internet. Lo bueno, eso sí, es que podremos personalizar sus ataques e ir ganando tanto movimientos como cambios cosméticos.

Gráficos

Este puede ser uno de los apartados más fuertes del juego, aunque se cae en un detalle que sorprende por su presencia. Como se puede ver, el apartado visual usa el poder del Unreal Engine 4 para lucir lo más realista posible, ya que hay que integrar a los personajes de diferentes manga en un mundo más “real”, teniendo un resultado bastante bueno, lo que es digno de ser aplaudido.

Kenshiro Jump ForceA eso sumemos los escenarios que mezclan locaciones reales con elementos de ficción, teniendo una apariencia interesante y dejando claro de dónde nos encontramos, tanto en el mundo real, como su fusión con los parajes animados. Por otra parte, las partículas, chispas, poderes y demás efectos son impresionantes, agregando mucha espectacularidad a los enfrentamientos.

El gran error en este apartado es bastante grueso, ya que, aunque todos los personajes están muy bien logrados, por algún motivo Kenshiro de Fist of the North Star está muy, muy mal hecho. Su cuerpo pasa de ser musculoso e imponente a una estructura más bien delgada; el rostro desproporcionado no ayuda en nada y, para hacerlo más incómodo, cuando vemos a Kenshiro de cerca y abrir la boca, luce totalmente carente de emoción, su boca ni se estira como en los demás modelos, estamos ante el único personaje que no parece estar muy emocionado por el juego en el que lo metieron.

Sonido

Respecto al sonido no hay mucho que decir, ya que hace justo lo que tiene que hacer, aunque tenemos un grave problema probablemente de presupuesto. Cuando uno piensa en todas las franquicias que están siendo expuestas en el título, lo primero que se puede esperar es escuchar algo del soundtrack de los anime en cuestión, sin embargo este no es el caso; toda música es reemplazada por un OST que intenta sonar épico y que recuerda a películas de Marvel, pero que no encaja en nada con la situación en pantalla.

Los ataques, movimientos y efectos especiales están bien logrados, no hay ninguna queja por ese frente. Las voces también hacen un buen rol dentro de la batalla, pero sólo dentro de la batalla, puesto que por lo que parece ser un problema de presupuesto, tenemos unas pocas cinemáticas con actuación de voces, mientras que el gran porcentaje de éstas son solamente escenas silenciosas carentes de toda emoción.

Optimización

La optimización de Jump Force no es homogénea; está muy bien o muy mal. Vamos por lo que está bien primero: en las consolas menos musculosas, las peleas corren de manera relativamente estable, a pesar de toda la acción que se está desarrollando en pantalla. Lo otro que es un gran logro es la fluidez y estabilidad de los modos online, donde rara vez notarás algún atisbo de lag.

Por el lado más negativo, hay errores básicos, como el no poder saltar escenas de la historia, largos tiempos de carga, las caídas tremendas de FPS en partes significativas de las cinemáticas del modo campaña y, peor todavía, la mala respuesta ante ciertos comandos, donde pareciera que el mismo juego no tiene claro para qué sirven ciertos botones, lo que se pudo haber arreglado dándole una vuelta más a las mecánicas generales del combate. En detalles como este último, Jumo Force se siente como si hubiese sido hecho con algo de apuro.

Innovación

El juego tenía mucho potencial con todo esto de combinar mundos, gráficos más realistas, creación de personajes, entre otros detalles novedosos, pero todo se ve eclipsado al ver lo poco importantes que son estos cambios versus la monotonía en la que se termina cayendo, especialmente si ya has jugado entregas similares de Bandai como Xenoverse, J Super Stars Victory Vs, Boku No Hero Academia, Seven Deadly Sins, y un largo etcétera.

Para peor la historia es un casi calco de Dragon Ball Xenoverse 1 y 2 y los enemigos son la clásica versión debilucha de un personaje con una paleta de colores más inclinada a los grises y ojos de brillo rojo, que hemos visto varias veces, como en Dragon Ball FighterZ.

Conclusión

Jump Force tenía un potencial muy grande, pero se siente hecho a la rápida, sólo por cumplir. Es cierto que si tienes predilección por alguna franquicia o personaje que aparece en el juego, te será mucho más atractivo que si lo vieses de forma objetiva, pero el encanto desaparece relativamente rápido, pasando a ser un juego monótono, que levanta algo los ánimos con animaciones llenas de luces y colores.

  • Historia: 4
  • Gameplay: 6
  • Gráficos: 8
  • Sonido: 4
  • Optimización: 5
  • Innovación: 5

Lo Bueno

  • Buenos gráficos
  • Animaciones y ataques impresionantes
  • Creación de personajes
  • Buena estabilidad online

Lo Malo

  • Jugabilidad monótona
  • Historia débil
  • No se pueden saltar escenas
  • Controles mal mapeados
  • Mucha apariencia y poca sustancia
5.3

Mediocre

Loco y apasionado por muchas cosas distintas de la vida, entre ellas los videojuegos. Prefiero un buen RPG antes que algo sin mayor historia, pero igual juego de todo, en especial si es para retar a algunos amigos. Animalista y bastante animal al mismo tiempo. El notero catete de algunos videos de Primer Player.

¿Olvidó la contraseña?

Cargando...