Chroma Squad Review

Behold Studios nos lleva al mundo de los Sentai, género conocido por aquí como los Power Rangers, dentro de un RPG táctico lleno de humor, referencias al género y mucha personalización. ¿Podrá este indie ocultar un buen título para jugar? ¡Descúbrelo en Primer Player!

Gráfica

Lo primero que podemos apreciar de Chroma Squad es su estética que intenta emular completamente una consola antigua, como podría ser el Super Nintendo o Gameboy Advance. En este sentido estamos ante un portento gráfico que ponga a tope nuestras plataformas, pero que resulta muy agradable a la vista, por lo bien logrado que está realizado. No está absolutamente bien pulido este efecto, pero luce muy bien.

Nos encontramos ante pixeles grandes, colores brillantes y sprites muy bien animados, respetando las limitaciones propias de la época, dentro de lo práctico. No nos encontramos con efectos de luces 2D propios de lanzamientos nuevos, ya que las consolas antiguas no podían lograr este tipo de gráficos, pero sí hay efectos de transparencia, que son cuestionables, pero no restan inmersión a la experiencia.

Del mismo modo, la paleta de colores, que por los años ’90 estaba muy limitada, por momentos tiene mucha más profundidad de la correspondiente, pero sigue sin ser molesto. Por el contrario, todo el estilo “retro” se ve muy convincente.

Por supuesto, tenemos momentos molestos que, por una parte están mal realizados y otros que nos recuerdan que estamos ante un juego moderno, restándole magia. Dentro de estas críticas destaco que el texto, a medida que se va escribiendo dentro del globo de texto de los personajes, suele quedar afuera, para luego ordenarse de un instante a otro. Por supuesto que no fue a propósito, simplemente es un detalle donde se logró mal algo tan simple como globos de diálogo.

Por otro lado, en la interfaz dentro de combate, tenemos nuestra pantalla que goza con este estilo retro, fuentes hechas con pocos y gruesos pixeles, pero en la barra de salud de nuestro equipo, en vez de tener simplemente esta medida simbólica, sino que salen unos números indicando el porcentaje de vida. No es un mal detalle, pero la fuente es muy delgada, casi moderna, rompiendo la bella armonía que había en pantalla. Es ahí cuando se nota que estamos en un juego hecho en Unity en el año 2017.

Historia

Comenzamos siendo dobles de acción en un reconocido estudio que produce una serie Sentai, pero luego de soportar los maltratos del director, los personajes deciden retirarse en medio de la grabación y abrir su propio estudio en el almacén del tío de uno de ellos.

Es así como desde cero este grupo de amigos comienza a crear su propia serie donde son actores y también dobles de acción, administradores, creadores de trajes, monstruos, etc.

La historia en general se disfruta mucho, por tener muchos guiños a la mala calidad de muchos elementos en este tipo de series, se lanzan buenos chistes y se dan una serie de situaciones muy graciosas, debido a que el juego es consciente de las miles de burlas que se han hecho en este lado del mundo a los efectos de este género.

Más allá del humor y lo agradable que resulta el relato, no tenemos mayor motivación para avanzar en un RPG táctico, donde por lo menos debiese haber una tensión suficiente para repetir las mecánicas de estrategia, que por sí solas no son suficientes para mantener el interés. El toque de humor es lo que salva al jugador del aburrimiento entre batallas.

Resulta en general agradable este aspecto, aunque en un principio no se entiende mucho lo que sucede, ya que el director del antiguo estudio no es tan pesado como lo presentan los personajes. No se ve una motivación suficiente para abandonar el estudio y pelearse con ellos. En este sentido se ve una desproporción, que se hubiese solucionado con pequeños elementos de diálogo. Lamentablemente no fue el caso.

Jugabilidad

Este es otro de los aspectos fuertes del título, aunque vuelve a tener caídas que son básicas, pero nada grave.

Como hablamos, nos encontramos ante un RPG táctico, que es un género dominado por Fire Emblem, Disgaea y otras franquicias grandes. Sin embargo, este título se destaca entre ellos debido a lo único de su contexto que da paso a mecánicas muy divertidas, otras no tanto y otras que quedaron medio en el aire.

Lo primero que debemos hacer es contratar a nuestros actores -no todos son humanos-, cada uno con sus diferentes habilidades y stats, para luego ponerles nombres. Podemos dejar sus nombres por defecto, llamarlos como nuestros amigos o colegas. Elegimos el color de Rangers que les correspondan y sólo queda darle un nombre al programa para comenzar las grabaciones.

Por supuesto, todo comienza en un estudio muy humilde y de bajo presupuesto. A medida que grabamos episodios, que son los combates, ganaremos audiencia y fans, que se traducirán en ganancias para el estudio. En cada episodio nuestros movimientos no sólo influyen en victoria o derrota, sino que nos hacen ganar o perder audiencia. Junto a esto, se nos presentan objetivos a cumplir, que son muy originales, ya que tienen que ver con el desarrollo interesante de un episodio, como dejar al jefe para el final, eliminarlo con un remate especial, etc. Cumplir estos desafíos multiplicarán la audiencia.

Todas las ganancias se traducirán en dinero para mejorar el estudio, comprar lámparas, una mejor cámara, una mesa de trabajo, entre muchos añadidos. Cada uno de ellos tiene un aporte al combate o el alcance de nuestros episodios.

A medida que avanzan los episodios y ganamos dinero nos ofrecerán contratos de publicidad, etc. El dinero escasea, así que tampoco podemos llegar y comprar todo lo que se nos cruce. Incluso nos llegarán correos electrónicos con ofertas, peticiones, felicitaciones y hasta demandas que podemos contestar, o no.

Con los materiales obtenidos en batalla podemos fabricar nuevos elementos para el programa, como trajes, entre cualquier cosa que sea necesaria. También podemos comprar equipo a una tienda. Es gracioso destacar que en un principio contamos con guantes de cocina, de lana; es decir, todo de un presupuesto básico. El equipo que ya no usemos, podemos deshacerlo, obtener sus materiales y así crear nuevos accesorios.

A medida que avanzan las temporadas del programa tendremos acceso a nuevas habilidades que se usan en batalla.

Los combates, eso sí, son algo básicos, aunque entretenidos. No vamos a ver ninguna revolución al género, pero detalles como el poder transformarnos en Rangers en medio de la batalla, usar las diferentes habilidades, el hecho de que todos sean conscientes de que se está grabando un programa de TV y las habilidades de apoyo, que nos permiten mover a un personaje más espacios o atacar en conjunto, hacen que sea una experiencia muy entretenida.

Todo parece color de rosa y hasta cierto punto lo es, pero todo cambia cuando llega el épico momento de usar a nuestro Mecha (alias Megazord), porque el gameplay se vuelve incoherente, no se explica nada. Hay que adivinar mucho y se pierde toda la emoción, ya que parece más una instancia de Quick Time Events, que una épica lucha contra el villano de turno. No está claro cómo ni cuándo se gana. Sólo hay que apretar el botón de ataque tantas veces como se nos permita, defendernos del enemigo y lanzar el ataque especial cuando el juego te indica que es el momento. Lo que debía ser el clímax termina siendo la sección más aburrida del juego.

Innovación

Innovación puede ser lo que más destaca a este título, ya que la tremenda personalización, acuerdo con tiendas, correos electrónicos, forma irónica de plantear la historia es realmente único. Incluso cuando terminas de “grabar el episodio” puedes ver los comentarios en las redes sociales de la gente, usando hashtags, lo que se siente muy real.

La manera de plantear la “mejora” del equipo a través del estudio, accesorios y lo artesanal del proceso es un gran refresco a un género saturado de juegos tratando de parecer épicos.

Donde no abunda la innovación, pero igual la hay, es en el sistema de combate. A mi parecer es lo justo y necesario, ya que la experiencia en general es fresca.

Optimización

No hay mucho que decir sobre este elemento, ya que el título no le exige casi nada a ninguna de sus plataformas, por lo que vemos todo corriendo de forma fluida en todo momento. No era nada difícil lograrlo, por lo que es un error grave notar detalles absurdos como el español a medio traducir, haciendo que algunas misiones u objetivos se vuelvan confusos, así como entender algunas habilidades.

Incluso si manejas el inglés, los términos usados te pueden confundir en cuanto a lo que hay que hacer, teniendo en cuenta que como buen RPG tiene sus propios tecnicismos y jerga.

Sonido

El sonido es el clásico de estilo retro, siendo más similar a la NES o un Gameboy que al Super Nintendo, al que apelan los gráficos. Obviando este pequeño detalle, el aspecto simplemente cumple. No se te va a pegar ninguna tonada, ni algo por el estilo.

En conclusión estamos ante una experiencia muy divertida e innovadora, que a pesar de sus caídas, tiene un encanto que las hace perdonables. Si creciste viendo los Power Rangers tendrás mucha diversión con este título. Para el precio que tiene vale totalmente la pena.

 

  • Gráfica: 8
  • Historia: 7
  • Jugabilidad: 8
  • Innovación: 8
  • Optimización: 4
  • Sonido: 5

Lo Bueno

  • Historia divertida
  • Entretenida mecánica de progreso
  • Mucho humor
  • Personalización
  • Música y visual retro

Lo Malo

  • Traducido a medias
  • Globos de texto mal implementados
  • A veces se rompe el estilo retro de mala manera
7

Bueno

Loco y apasionado por muchas cosas distintas de la vida, entre ellas los videojuegos. Prefiero un buen RPG antes que algo sin mayor historia, pero igual juego de todo, en especial si es para retar a algunos amigos. Animalista y bastante animal al mismo tiempo. El notero catete de algunos videos de Primer Player.

¿Olvidó la contraseña?

Cargando...