Apex Legends

Seguir
9.2

Nota Usuario

El terremoto sobre los shooters clásicos provocado por los Battle Royale


shooters vs free to play

Nadie puede negar la sensación que ha causado el tremendo Apex Legends. El título desarrollado por Respawn Entertainment y lanzado por Electronic Arts llegó a PC, PS4 y Xbox One el pasado 4 de Febrero. El título logró alcanzar el millón de jugadores 8 horas después de su lanzamiento. Tras 24 horas, este número llegó a 2,5 millones. Pero ¿Cómo podemos explicar tan arrollador éxito? Aquí te entregamos algunas claves.

El terremoto Battle Royale

Apex Legends provocó un verdadero terremoto en la industria de los videojuegos. Uno podría pensar que los únicos afectados en términos de disminución de su cantidad de jugadores, fueron otros juegos del género Battle Royale, tales como PUBG o Fortnite. Sin embargo, sus efectos se sintieron mucho más allá del género.

Específicamente, uno de los juegos que acusó el golpe de los Battle Royale fue ni más ni menos que Battlefield V. Este shooter finalizó el 2018 vendiendo 7,3 millones de copias. Esto es menos de lo que vendió Battlefield 1 en la misma cantidad de tiempo desde su lanzamiento, significando claramente un retroceso en la apuesta de juegos de guerra históricos desarrollados por EA y DICE. Aquí Activision con Call of Duty tampoco están tranquilos.

¿Qué está pasando con los shooters clásicos?

Algunos Battle Royale como Fortnite o el mismo Apex Legends son free to play. Sin embargo, sería extremadamente simplista e incorrecto, atribuir todo este éxito arrollador (y la correspondiente caída de los shooters clásicos) a un tema netamente de precio de los videojuegos.

Muchos podrán ser los motivos de por qué alguien prefiere Fortnite o Apex Legends en vez de algún Battlefield o Call of Duty. Sin embargo, lo principal parece estar en la agilidad y el vértigo que ofrecen los Battle Royale, así como su fundamental componente de supervivencia.

Por su parte, desde EA podemos obtener otra clave de la caída de los shooters clásicos. Al momento de admitir el mal desempeño en las ventas de Battlefield V, el CEO de Electronic Arts, Andrew Wilson, admitió una excesiva concentración en desarrollar una campaña, en lugar de concentrar esos esfuerzos en desarrollar un modo Battle Royale para el título. Parece ser que las nuevas generaciones están interesadas más en un multijugador con resultado incierto, dejando un poco de lado la dinámica de dos grandes equipos que se enfrentan entre sí. También pareciera que las campañas ofrecidas por los shooters clásicos están perdiendo su atractivo.

La adaptación obligada

Ahora agreguemos algunos números a esta información. Hablando primero de la saga Call of Duty, en 2012 se lanzó Black Ops II en PS3, Xbox 360, PC y Wii U. Este juego alcanzó 7,5 millones de copias vendidas en su primer día.

Saltando hasta el año 2015, ahí llegó Black Ops III. Ya es posible ver una baja en las ventas, ya que el título logró vender 6,6 millones de copias en su primera semana en el mercado.

Ahora vamos hasta el 2018. En ese año ya estaba totalmente consolidada la competencia de algunos juegos como Fortnite o PUBG. Lo ofrecido por Activision en ese periodo fue Call of Duty: Black Ops 4. Si bien fue el juego más vendido de todo 2018, sus ventas no dejaron del todo conforme al estudio, ya que, por ejemplo, Black Ops II logró vender 500 millones de dólares en su primer día, mientras que Black Ops 4 necesitó 3 días para lograr esta marca.

Es muy posible que esta baja en las ventas podría haber sido mayor, de no ser porque Activision optó por adaptarse, e incluyó un modo Battle Royale desde el lanzamiento de Black Ops 4 ¿Podrá ser que esta inclusión logró frenar el escape de jugadores desde Call of Duty a Fortnite o PUBG?

El “guatazo”

Ahora vamos a la vereda del frente. A fines de 2013 se lanzó Battlefield 4 en PC, PS3, PS4, Xbox 360 y Xbox One. Ahí ya era posible ver una tendencia negativa, ya que al comparar la primera semana de ventas de Battlefield 3 y Battlefield 4, el último vendió un 69% menos de copias que el anterior. Muchos podrán ser los factores que provocaron esta caída, pero eso podrá ser discutido en otro reportaje.

Luego, a fines de 2016 llegó Battlefield 1 a PS4, Xbox One y PC. Sus ventas superaron ampliamente a Battlefield 4, lo que sacó infinitas sonrisas a la gente de EA y DICE. Por ejemplo, en el Reino Unido, país que es ampliamente usado como referencia para evaluar el desempeño comercial de un juego, en la primera semana de ventas Battlefield 1 vendió más que Battlefield 4 y Battlefield Hardline juntos.

Hasta ese momento todo bien. Sin embargo, la real prueba para EA llegó con el lanzamiento de Battlefield V, ya que a fines de 2018, momento donde se lanzó el juego, la competencia ya no era solo Call of Duty como era desde hace mucho tiempo. Ahora era necesario enfrentarse a los monstruos de Fortnite y PUBG.

Tal como se dijo anteriormente, ahí fue donde llegó la debacle para EA, ya que por ejemplo, en el primer mes de lanzamiento, las copias físicas de Battlefield V que fueron vendidas, fueron menos de la mitad de las que logró Battlefield 1.

Quizás el factor más preponderante en este verdadero “guatazo” que sufrieron DICE y EA, fue justamente la mayor competencia existente en el mercado de los shooters. Además, desde hace varios años Battlefield venía vendiendo más que Call of Duty, sin embargo, Black Ops 4 esta vez superó a Battlefield V. Posiblemente, el principal factor que explica la caída del juego de EA y DICE, fue justamente el hecho de negarse a adaptar su juego insignia a lo que está demandando el mercado: el modo Battle Royale. Sí, es verdad que el juego recibirá este modo el día 25 de marzo, sin embargo, es posible que esta llegada ocurra muy tarde. En otras palabras, el daño ya está hecho. En ese sentido, Activision lo hizo mejor, ya que logró anticiparse y se dio cuenta que el hecho que un juego tenga en su portada el título “Call of Duty”, ya no es garantía de un éxito de ventas.

Conclusión

Los Battle Royale llegaron para quedarse. Battlefield y Call of Duty disfrutaron más de 10 años de tranquilidad y de un duopolio que demostró que en el mercado de los shooters estas dos franquicias cabían cómodamente. Uno básicamente ya sabía que tipo de juego lanzaría el otro, y con eso ambos estudios podían planificar y desarrollar sus títulos, hasta cierto punto, en función de lo que haría el otro.

Sin embargo, los Battle Royale provocaron un terremoto, y demostraron que posiblemente “donde caben 2, NO caben 3”. Es verdad que, por ejemplo, Fortnite y Black Ops 4 no pueden ser comparados 1 vs 1. No podemos pensar en ellos como si habláramos de FIFA vs PES. Sin embargo, la aparición de títulos como PUBG, Apex Legends o el título de Epic Games, y la correspondiente pérdida de jugadores por parte de Black Ops 4 y Battlefield, demuestran que la exigencia del mercado no es estática. El hecho de lanzar títulos consecutivamente por varios años donde la apuesta es básicamente la misma, salvo por diferencias en armas o locaciones, no garantiza que se podrá seguir con esas propuestas por toda la eternidad. Cada cierto tiempo, el público, ya sea por agotamiento o por recambio generacional, busca un cambio más profundo dentro de un mismo género, y los estudios deben saber leer y adaptarse a esas exigencias.


Dejar comentario

Su email no está publicado. Campos marcados requeridos *

Tavez puede utilizar HTML o atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

¿Olvidó la contraseña?

Cargando...