Ni No Kuni 2: Revenant Kingdom Review

Ni No Kuni 2: Revenant Kingdom es, sin duda, uno de los títulos más esperados por los fans del RPG y del famoso Estudio Ghibli, en el cual este título toma inspiración. Sin embargo, tras años de mantener las expectativas muy altas, ¿podrá el título de Bandai y Level-5 con el hype creado?

Historia

Ni No Kuni 2 nos cuenta la historia de Evan, un joven príncipe que el día de su coronación como rey se ve envuelto en un motín, donde pierde a su padre y su figura materna, siendo rescatado por el misterioso viajero del tiempo Roland antes de que sus anteriores súbditos acabasen con él. Así comienza un viaje entretenido, pero por momentos plano.

Tras la fatídica pérdida de sus seres queridos, vemos a un Evan muy estoico y optimista, lo que no deja de ser extraño, que se propone unir al mundo en un solo reino de felicidad; sin duda un objetivo muy noble, pero igualmente ingenuo e infantil, donde reside la pureza y belleza de su deseo, así como las ganas de querer ver su misión completada. Pero el potencial de evocar los sentimientos más compasivos en el espectador se ve mermado por la facilidad con la que los “adultos” acceden a esta idea, restándole encanto a la simpleza de la visión del mundo bajo el prisma de un niño, haciendo que todos sean muy infantiles y con pocos matices.

De todas formas, aunque sea un título con una clara tendencia a ser un cuento de hadas, nunca está de más ver algo más de desarrollo, para empatizar con la travesía en la que invertiremos varias horas. Hablando de desarrollo, los protagonistas de la historia tienen poco o nada de profundización en ellos como personajes, siendo más planos que algunos NPC que habitan el mundo del juego.

La historia es divertida, habla de compasión, unidad; es una lástima que errores como los mencionados o pasar muy rápido por momentos muy importantes le quiten el enorme potencial que tiene.

Gráfica

Este apartado es uno de los fuertes del juego, aunque no está exento de momentos incómodos, lo que no quita la excelencia gráfica lograda.

De verdad que se ha logrado una sensación de anime muy fiel, viendo personajes que en muchos momentos parecen dibujos y unos infalibles entornos más realistas que son simplemente bellos, sin mencionar la atención al detalle para dotar de personalidad a cada poblado o zona a visitar.

Efectos de luces, animaciones geniales, personajes expresivos, siempre respetando el estilo sencillo, pero potente de Ghibli y las obras de Hayao Miyazaki aparecen en la TV como toda una proeza.

El único problema, por llamarlo de alguna forma, es cuando nos vemos enfrascados en las batallas entre ejércitos, donde el estilo gráfico da un cambio no muy sutil, haciendo que toda la situación luzca algo extraña. Nada terrible, pero hay que mencionarlo.

Jugabilidad

En cuanto a la jugabilidad, Ni No Kuni 2 destaca por la variedad y mecánicas bien logradas, aunque hay ciertos elementos que están de sobra y que se sienten hechos a medias.

Sobre el sistema de combate no hay nada que decir, es excelente, tomando una dirección orientada al RPG de acción, muy similar a la saga Tales, perteneciente a la misma Bandai Namco. Esquivar, atacar, lanzar conjuros, cambiar entre personajes jugables en medio de la batalla es parte de la frenética acción del título, donde podemos usar hasta tres armas que llevamos equipadas al mismo tiempo.

Los Higgledies que en la primera versión de la saga eran el eje central de las luchas ahora cumplen un rol de soporte, haciendo daño, recuperando vitalidad de los personajes y dando algunos bonus.

Incluso la parte central de la historia, construir un nuevo reino es parte de la mecánica de juego, ya que literalmente tenemos que crear edificios, instalaciones, subirlas de nivel, conseguir habitantes, lo que será vital para avanzar en la historia. No es como jugar Civilization o Sim City, pero resulta muy entretenido y nos da varias misiones secundarias para amenizar el viaje.

Lo que se siente totalmente fuera de lugar son las batallas de ejércitos, donde comandamos pelotones, representados por varios personajes pequeños, que tratan de lograr algo similar a Fire Emblem o un modo muy parecido que tenía Final Fantasy Type-0, sin embargo aquí no hay emoción, ni mucho menos satisfacción, ya que la gran escala de las luchas despersonalizan el modo de juego. Estos, supuestamente, épicos enfrentamientos se sienten como un molesto trámite a superar lo antes posible.

Innovación

Ni No Kuni 2 corre un gran riesgo al reformular a su exitosa primera entrega tanto en estilo de juego como en historia, pero logra superarlo en varios momentos. Su apartado gráfico es único, y excelente, así como las distintas estrategias al momento de equilibrar si preferimos recibir más experiencia o más objetos. En este sentido, el presente videojuego ha optado por el riesgo y ha salido ganando, aunque no presenta nada especialmente revolucionario.

Optimización

Un título de esta calidad, que carga con el legado de Ghibli no puede caerse en cuanto a su aspecto audiovisual y cómo se desenvuelve, puesto que en eso reside gran parte de la magia de la animación. Por suerte, sus Fotogramas por segundo (FPS) son suficientemente estables y nos permiten mantenernos sumergidos en esta fresca aventura. Todo sería perfecto, si no hubiese evidentes problemas de presupuesto que se ven reflejados en un aspecto muy importante: las cinemáticas.

No puede ser posible que teniendo tantos años de desarrollo, Ni No Kuni 2 nos presente una ambivalencia tan grande en la calidad de sus cinemáticas. Por una parte tenemos grandes animaciones con diálogos completamente actuados, lo cual es genial, pero en otros momentos tenemos situaciones igualmente importantes que las anteriores –o incluso más- actuaciones de voz: sólo texto y los eventuales sonidos que emiten los personajes para hacer que imaginemos lo que están diciendo. Se entiende que se aplique esto para ahorrar presupuesto en conversaciones de poca importancia o misiones secundarias, pero en momentos fundamentales del relato, sencillamente matan lo construido.

Sonido

Más allá de lo mencionado en el apartado anterior, que tiene que ver con una optimización de recursos más que con la calidad misma del sonido, la experiencia es una delicia para los oídos.

La música compuesta por el veterano y talentoso Joe Hisaishi es sencillamente perfecta para ambientar y potenciar cada situación que se nos presenta, acompañados de efectos ambientales o efectos de sonido que cumplen bastante bien su labor. Si algo hay que aplaudirle a este videojuego, es su aspecto sonoro a ojos cerrados.

En fin, Ni No Kuni 2: Revenant Kingdom estuvo muy cerca de ser excelente, pero errores que no son lo suficientemente fuertes como para opacar sus virtudes lo hacen sentir como una gran experiencia que pudo haber sido, fácilmente, mucho mejor.

  • Historia: 6
  • Gráfica: 9
  • Jugabilidad: 8
  • Innovación: 9
  • Optimización: 6
  • Sonido: 10

Lo Bueno

  • Aspecto visual casi impecable
  • Banda sonora perfecta
  • Sistema de combate principal muy divertido
  • Variedad en estilo de juego

Lo Malo

  • Personajes planos
  • Escenas importantes mal actuadas
  • Historia que pudo haber sido genial
8

Muy bueno

Loco y apasionado por muchas cosas distintas de la vida, entre ellas los videojuegos. Prefiero un buen RPG antes que algo sin mayor historia, pero igual juego de todo, en especial si es para retar a algunos amigos. Animalista y bastante animal al mismo tiempo. El notero catete de algunos videos de Primer Player.

¿Olvidó la contraseña?

Cargando...