Mighty Nº9 Review

El esperado proyecto Kickstarter de Keiji Inafune salió luego de muchos retrasos, con la esperanza de revivir al olvidado Megaman. ¿Habrá cumplido con su cometido?

Historia

Para nadie es un secreto que Mighty No. 9 es la forma de Inafune de revivir a Megaman, por lo que no se molestó en innovar mucho en la historia. Nos encontramos en un mundo del futuro, donde hay robots por doquier, dentro de los cuales hay unos bastante poderosos, que son los distintos Mighty. Todos los robots parecen haber sido infectados con un virus, por lo que es la misión del último Mighty, Beck, descubrir cuál es el origen de la locura que se ha desatado en las calles.

Es una historia casi calcada de Megaman en cualquiera de sus versiones, donde tenemos a un doctor bonachón, nuestra asistente y un doctor maligno que tiene un plan de dominación del mundo. Este tipo de juegos no se basa en la historia, pero algo de variedad no le habría venido mal.

Gráfica

El aspecto gráfico es quizás una de las cosas más castigadas por los fans, ya que deja muchísimo que desear. Partiendo con una iluminación trasera algo exagerada en los personajes, que los hace parecer figuras de un material extra brillante, sin discriminar entre piel, cabello o metal. Tenemos texturas poco atrevidas, que más allá de ser estilo “animación”, a veces los polígonos se ven desnudos; nada justifica cristales de hielo grises sin brillo, ni sombras, ni nada en el fondo.

Pensando en la era de las consolas que nos encontramos, sumado al tiempo de desarrollo de Mighty No. 9, más el presupuesto, es una falta de respeto tener explosiones, que no sólo son grandes y pixeladas imágenes planas, sino que no significan ninguna fuente de luz. Puedes estar en medio de una sala en llamas, pero el fuego no afecta en lo absoluto al entorno o personajes. Por el contrario, las pequeñas luces del fondo tienen más potencia que feroces llamaradas.

Todo este espectáculo se remata con cinemáticas de conversaciones que se agradecen mucho, pero donde los personajes ni siquiera mueven la boca al hablar o, por lo menos, hacen expresiones acordes a lo que se está hablando. Dichas animaciones o movimientos faciales están en el juego, pero se utilizan en momentos inapropiados.

Por lo demás, tenemos personajes y diseños interesantes, que son opacados por la falta de amor que se le dio a este apartado. Si se corrigiesen estos errores, gráficamente no habría mucho que decir.

Gameplay

Debo decir que la jugabilidad es el punto fuerte del título, donde nos sorprende con habilidades interesantes, que se sienten como la evolución de Megaman. Debes disparar, como siempre, pero en vez de hacer estallar a los enemigos, la idea es lanzarse en un dash hacia ellos, para ganar puntaje y ganar algún power up momentáneo, como de velocidad, potencia o de salto. Mientras más te demores en lanzarte hacia ellos una vez que están derrotados o “perdiendo pixeles”, menor será la recompensa, por lo que el gameplay se vuelve bastante ágil, haciendo cadenas de dash, que son premiadas apropiadamente.

En sí el gameplay es veloz, pero se ve muy ralentizado por la “capacidad” de Beck de colgarse de los bordes de las paredes y luego subir a la plataforma. Si se hubiese mantenido el sistema de escalado de Megaman X tendríamos una jugabilidad realmente asombrosa.

Un detalle muy interesante, es que para enfrentar los jefes no basta con dispararles hasta matarlos, sino que cada cierto monto de daño entran en este estado debilitado, que como con los otros enemigos, hay que abalanzarse con el dash para que recién se haga efectivo el daño realizado. Si se pasa la oportunidad, recuperan la vida que les pudimos haber quitado. Sin duda un giro atractivo y brillante en este aspecto.

Lo que no es muy grato es el ganar habilidades de los jefes, cosa que es trascendental en todo buen Megaman. Pues en Mighty No. 9, por más poderes que tengas, terminarás usando casi siempre el buster normal.

Innovación

El juego nos presenta un nuevo y poco carismático personaje, que pudiese ser menos grave de no ser por las fallas del juego en general. Al menos en cuanto a gameplay las innovaciones lo hacen un buen juego de plataformas, que se puede disfrutar bastante. Por lo demás mantiene el sistema de selección de niveles, que viene siendo aplicado desde los años 80, aunque hay modos de desafíos extra.

No es el objetivo del título ser revolucionario, ni nada por el estilo, pero además del excelente sistema de dash, otros aspectos parecen un retroceso, como la incapacidad de cargar el buster o escalar las paredes.

Optimización

Otro grave error del título es la optimización. Salió para varias plataformas -algunas más poderosas que otras-, pero no importa en cuál lo juegues, siempre te vas a encontrar con bajones de framerates importantes, que en un título de plataformas bastante veloz y nada fácil, afecta mucho a tu desempeño y experiencia en general.

Inafune trató de adaptar el título a plataformas demasiado diversas y ahí fue donde se cayó. Debido a su necesidad de vender el juego, se ganó muy mala reputación por su pésima optimización en cualquiera de ellas.

Sonido

En este apartado no hay mucho que mencionar, sólo se puede decir que la música es buena, dejando de lado las fórmulas ya muy utilizadas en Megaman, lo que se agradece, aunque no destaca. Sobre el sonido en batallas o efectos especiales, el título no hace nada rescatable. No es un juego que deje tonadas rondando en tu cabeza o que llamen tu atención, sólo cumplen con su cometido de ambientar.

Un elemento muy desagradable es que cuando suceden cosas en segundo plano que luego van a afectarte, como un derrumbe o un ataque enemigo, casi no hay (a veces sencillamente no hay) efecto de sonido alguno, por lo que te tienden a tomar por sorpresa y te mantienen distraído de la acción principal, porque no tienes una señal sonora de advertencia.

En conclusión

Mighty No.9 es un buen juego de plataformas, que sufre de la promesa de ser la resurrección de Megaman y la falta de amor en los detalles pequeños -y no tanto- por parte de los desarrolladores. No es posible que si una gran columna de cemento cae sobre el escenario, ésta pase de largo como si no chocara con nada, mientras que se ven tres objetos oscuros, que aparentan ser rocas saltar del suelo, “simulando” la destrucción causada por el colosal objeto.

Puede ser el mediocre inicio de una gran saga, porque en general, si le quitamos la sombra de Megaman, el título cumple con el objetivo de entretener.

–Gráfica: 4
–Historia: 5
–Jugabilidad: 7
–Innovación: 6
–Optimización: 4
– Sonido: 5

Lo Bueno

  • Jugabilidad ágil
  • Novedades interesantes
  • Uno que otro diseño de nivel novedoso

Lo Malo

  • Falta de pulido en las animaciones
  • Texturas casi ausentes
  • Fuentes de luz desproporcionadas
  • Habilidades de los jefes poco llamativas
5.1

Mediocre

Loco y apasionado por muchas cosas distintas de la vida, entre ellas los videojuegos. Prefiero un buen RPG antes que algo sin mayor historia, pero igual juego de todo, en especial si es para retar a algunos amigos. Animalista y bastante animal al mismo tiempo. El notero catete de algunos videos de Primer Player.

¿Olvidó la contraseña?

Cargando...